18/2/2014

malva pudding [postre típico sudafricano]

Si seguís el blog desde hace tiempo, sabréis que el riojano y yo nos casamos hace casi 4 meses y que nos fuimos de luna de miel a Sudáfrica. ¡El viaje más increíble que hemos hecho hasta el momento! La parte gastronómica fue una de las mejores cosas del viaje, y uno de los platos que más y mejor recordamos es el malva pudding.



Lo probamos por primera vez el segundo día en Ciudad del Cabo, en Mamá África, y desde entonces lo pedimos en distintos sitios. ¡Debimos de probarlo en 5 o 6 restaurantes diferentes! Es un bizcocho muy esponjoso, gracias a que se utiliza mermelada para la masa y después se elabora una salsa para empapar el bizcocho en cuanto sale del horno. ¡Una delicia!

Ingredientes:
Para el bizcocho
    • 180 grs de azúcar.
    • 2 huevos grandes.
    • 2 cucharadas de mermelada de albaricoque.
    • 150 grs de harina.
    • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
    • 1/2 cucharadita de sal.
    • 1 cucharada generosa de mantequilla.
    • 1 cucharadita de vinagre de manzana.
    • 90 ml de leche.

Para la salsa
    • 200 ml de nata líquida para montar.
    • 100 grs de mantequilla.
    • 120 grs de azúcar.
    • 90 ml de agua.
    • 2 cucharaditas de extracto de vainilla.

Elaboración:
1. Precalentamos el horno a 180º C y preparamos un recipiente de horno cuadrado o rectangular. 
2. Batimos el azúcar y los huevos hasta conseguir una masa espesa, después añadimos la mermelada y batir. 
3. Derretimos la mantequilla y añadimos a la mezcla junto con el vinagre
4. Mezclamos la harina, el bicarbonato y la sal, y añadimos junto con la leche a la mezcla y batimos bien.
5. Vertemos la mezcla en el molde y horneamos hasta que el pudding haya crecido y un palillo insertado en el centro salga limpio (aproximadamente 15 minutos en mi caso, debido a que utilicé un molde ancho que resultaba en un bizcocho bajito).
6. Mezclamos en un cazo los ingredientes de la salsa a fuego medio hasta que liguen bien, sin dejar de remover. Lo dejamos reposar unos minutos y lo vertemos sobre el bizcocho. Poco a poco irá impregnándose de la salsa. 
7. Servimos aún caliente, así o con un poco de helado de vainilla o azúcar glacé.
 

En casi todos los restaurantes nos lo sirvieron con una bola de helado de vainilla encima, pero la verdad es que es tan jugoso y sabroso que me parecía una pena...

Lo hemos disfrutado muchísimo, ¡al riojano se le ha iluminado la cara al verlo en el plato! Espero que lo probéis, porque es mucho más barato que plantarse en Ciudad del cabo, jejeje.

16/2/2014

patatas y champiñones aromáticos [microondas]

Hoy vuelvo con una receta fácil con la que solucionar rápidamente una cena de entre semana o el acompañamiento de un buen filete. Es fácil y rápida, y las especias con el aceite forman una salsita riquísima. Y por si todo esto fuera poco... ¡se hace en el microondas!



Yo lo preparé en mi estuche de vapor Lékué para acompañar a unos langostinos que compré ya cocidos... como véis, tenía el día bastante vago, jeje.

Ingredientes:

    • 3 patatas guarnición.
    • 200 grs de champiñones.
    • 1 chorrito de aceite de oliva.
    • 1/2 cucharadita de mejorana.
    • 1/2 cucharadita de ajo en polvo.
    • 1 pizca de sal.


Elaboración:
1. Limpiamos y laminamos las patatas y los champiñones. Colocamos las patatas y el aceite de oliva en el estuche de vapor y las cocinamos durante 3 minutos para ablandarlas un poco antes de añadir los champiñones. 
2. Colocamos la mejorana, el ajo en polvo y la sal en un mortero y lo machacamos todo para liberar las aromas. 
3. Añadimos los champiñones y las especias machacadas en el estuche de vapor. Mezclamos todo con cuidado para que quede bien repartido entre las patatas y champiñones y cocinamos durante otros 2 minutos. Si vemos que aún no está 100% cocinado, lo ponemos un poquito más de tiempo. 
 

¡Espero que os haya picado la curiosidad! Si os da pereza utilizar mejorana, podéis sustituirla por orégano, que tiene un sabor muy similar.

13/2/2014

guiso de cerdo con mandarinas

El otro día le pregunté al riojano que cómo definiría el estilo de mi cocina... y resulta que piensa que soy cuasi-vegetariana. Pobrecito, ¡con lo carnívoro que él es...! Que conste que a mí también me encanta la carne, pero en el día a día me da un poquito de pereza y acabo delegándola a las ocasiones especiales.



Esto me hizo ver que llevo unas semanas cocinando un poco al tuntún... Sin darme cuenta he rebajado bastante la cantidad de proteínas que deberíamos estar tomando. Ya sé que reabro un debate importante con eso que acabo de decir, pero tened en cuenta que un auténtico vegetariano sustituye las proteínas animales con otras que yo no estoy utilizando, ¡así que ahora mismo estamos mal alimentados!

Pero las conclusiones son buenas, sencillamente tengo que procurar hacer más carne y pescado como plato principal. Es decir: una bolognesa es un plato de pasta, no de carne. No parece un castigo muy duro, ¿no creéis? ;)

Ingredientes (2 raciones):
    • 600 grs de carne de cerdo para guisar.
    • 160 ml de zumo de mandarina.
    • 4 mandarinas.
    • 60 ml de salsa de soja (yo he utilizado una baja en sal).
    • 1 chorrito de miel (a ojo según gustos gusto).
    • 200 grs de calabacín.
    • cebolletas.
    • 2 cucharadas de aceite de oliva.
    • Sal y pimienta.
   
Elaboración:
1. Mezclamos el zumo de mandarina, la salsa de soja y la miel en un vaso y agitamos bien. Añadimos también un poco de sal y pimienta y reservamos.  
2. Troceamos la carne de cerdo en cubos y los metemos en una bolsa para congelar. Metemos también la mezcla que hemos hecho en el paso 1 y la metemos en la nevera. Debemos dejarlo a marinar durante al menos 2 horas, aunque cuanto más tiempo lo dejemos, más sabor cogerá la carne. Yo lo dejé marinar de un día para otro. 
3. Calentamos el aceite en una olla a fuego medio-alto y pochamos la cebolleta picada. Cuando esté dorada, añadimos el calabacín en tiras y lo salteamos todo durante aproximadamente 5 minutos
4. Vertemos los gajos de mandarina, la carne y el marinado en la olla y removemos. Bajamos el fuego a temperatura baja y cocinamos con la olla tapada durante 30 minutos.


Filosofías sobre alimentación y proteínas aparte... esta receta es una pasada. Muy original gracias al punto de las mandarinas, y el marinado deja a la carne un sabor muy diferente. Además, parece mentira que los calabacines queden tan bien con los gajos de mandarina, ¡pero así es! En serio, confiad en mí que ya los he probado.

11/2/2014

cazuela de gambas borrachas

La receta de hoy ha sido fruto de un laborioso debate interno a causa de unas gambas congeladas que llevaban en la nevera desde hace un mes. He buscado inspiración por toda la red hasta dar con una especie de curry de gambas con leche de coco que logró poner en marcha los jugos creativos de mi mollera, que llevan unos días un poco congelados, igual que las gambas.


Y bien, he de decir que la receta ha salido genial. Unos sabores geniales y fáciles de conseguir. Además no emborracha, a pesar de cómo la he bautizado, jeje. Me he quedado con las ganas de probarlas acompañadas de quinoa, que es mi nueva obsesión gastronómica. Si consigo materializar mis ideas (¡últimamente estoy gafada!), tendréis próximamente un par de recetones a base de quinoa que tienen pinta de estar de vicio. ¡Espero que os guste!
     
Ingredientes (2 raciones):
    • 500 grs de gambas congeladas.
    • 300 grs de tomates cherry.
    • 100 ml de cerveza.
    • 3 cucharadas de nata líquida.
    • 2 cucharadas de tomate frito.
    • 3 dientes de ajo.
    • cebolleta.
    • 2 cucharadas de mantequilla ligera.
    • 1/2 cucharada de mejorana.
    • 1/2 cucharada de comino.
    • Sal y pimienta negra.
 
Elaboración:
1. Calentamos el aceite y la mantequilla en una sartén a fuego medio y salteamos en ella la cebolleta y los ajos picados.
2. Agregamos a la sartén el tomate frito, la cerveza, la mejorana, el comino, la sal y la pimienta. Removemos con una cuchara de madera a fuego medio para ligar bien todos los ingredientes hasta que comiencen a burbujear. 
3. Añadimos las gambas y los tomates cherry cortados a la mitad, y cocinamos a fuego medio-bajo hasta que las gambas se pongan rosas (aproximadamente 15 minutos).
4. Vertemos la nata líquida a la sartén y dejamos cocinar unos últimos minutos sin dejar que rompa a hervir. Servir caliente y sobre arroz o pasta.

¿Qué os ha parecido esta cazuelita? Espero que el aspecto delicioso de estas gambitas borrachas os hayan abierto el apetito y decidáis probar a hacerlas, porque merece la pena. Perfecta para hacérselas a vuestros novios, hermanos, maridos o padres amantes de la cerveza, jeje.


Ah, un último chisme... ¡tengo cuenta en Instagram! Podéis echale un vistazo en la barra lateral derecha del blog y decidir si me añadís o no, jeje...

9/2/2014

calabacines rellenos de salsa bolognesa [receta trampa]

¿No os encanta cuando tenéis tiempo de hacer una súper receta de cero, con ingredientes naturales y sin utilizar ningún atajo? Es una maravilla, pero... la vida moderna es una caca y más que nunca el tiempo es dinero. Así que también me encanta cuando se me ocurre una receta trampa que me ahorre tiempo y me permita hacer otras cosas (¡como trabajar de lunes a viernes, por ejemplo!).



Estos calabacines rellenos son exactamente eso, la fórmula del éxito para servir un primer plato estupendo en tiempo récord. Servidlo a quien queráis, es casi imposible que note que la bolognesa es de bote... ;)

Ingredientes (2 raciones):
    • 2 calabacines medianos.
    • 40 grs de queso mezcla rallado.
    • 12 cucharadas colmadas de salsa bolognesa* preparada. 
    • 2 cucharadas de aceite de oliva.
    • Sal y perejil fresco.
   
Elaboración:
1. Precalentamos el horno a 200º C y preparamos un recipiente para los calabacines. 
2. Cortamos en dos los calabacines longitudinalmente y les quitamos la pulpa con una cucharita o un vaciador. Los cocinamos en abundante agua hirviendo durante 1 minuto. No debe pasar más tiempo porque se pondrán demasiado blancos y el contenido se podría desparramar en el horno. 
3. Picamos la pulpa de calabacín y la salteamos en una sartén con aceite caliente. Añadimos la salsa bolognesa y lo cocinamos durante 5 minutos
4. Rellenamos cada medio calabacín con la salsa resultante del paso 3 y cubrimos con queso rallado. Horneamos durante 20 minutos, los últimos 5 en el modo grill para tostar el queso. 
5. Los servimos con un poco de perejil picado. ¡Ñam!




* Salsa bolognesa: yo he utilizado el preparado de Súperbolognesa de Gallo, y he de decir que está muy rica. Si no os convence y tenéis algo más de tiempo, podéis probar a hacer la receta con mi bolognesa de champiñones y nueces... ¡seguro que sale de lujo!


Pues hala, espero que os aprovechéis de esta receta trampa y le déis uso. Me ha encantado cómo ha salido y la repetiré, aunque me gustaría probar con distintos rellenos: tomate y alubias picadas, arroz salvaje, champiñones a la crema... Ñaaam, ¡qué hambre me está entrando!